Vehículos eléctricos en Europa: ¿Cuál es la situación actual?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 4,33 sobre 5)
Cargando…

Existen diferentes clases de vehículos eléctricos que hoy se utilizan en Europa. Si nos referimos a vehículos de pasajeros, hay que distinguir entre los que se utilizan exclusivamente con un motor eléctrico (a batería) y una variedad de híbridos enchufables. Éstos últimos poseen a la vez un motor eléctrico y otro de combustión interna.

Otros vehículos también funcionan a electricidad. Entre ellos podemos mencionar las bicicletas, ciertos transportes comerciales y autobuses. Además, en lo que refiere a otras formas de movilidad figuran los ferrocarriles, transbordadores y embarcaciones de diferentes tamaños.

Automóviles eléctricos pequeños
Vehículos eléctricos, ventajas y desafíos. Fuente: http://www.20minutos.es

La venta de vehículos eléctricos va en aumento en Europa. Solo el año pasado se vendieron 150.000 unidades nuevas. Es cierto que las ventas están aumentando, aunque todavía son muy pocos en relación con el parque automotor. Se calculan en 1,2 % en 2015 del total de operaciones efectuadas de vehículos a estrenar. En términos de circulación, solo un 0,15% funcionan con electricidad.

En otras palabras,  se trata de 1 de cada 700 vehículos circulando. Noruega es el país que va al frente en la venta de automóviles con ésta tecnología. La cifra total del 2015 se sitúa en 34.000 vehículos, lo que en porcentajes es equivalente a 1 de cada 5 coches nuevos.

La UE está firmemente comprometida a eliminar las tecnologías del carbono. Los vehículos eléctricos son una de las alternativas elegidas a fomentar. Las políticas que están llevando adelante promueven

  • El avance en los usos de la electricidad y las tecnologías renovables.
  • Proveer la infraestructura que se requiere para los vehículos eléctricos, tales como puntos de recarga.
  • La aplicación de las legislaciones que ponen límites a la cantidad de dióxido de carbono por kilómetro permitida para automóviles nuevos.

Con todas estas medidas se favoreció la fabricación de vehículos eléctricos.

Avances en los cambios propuestos

Casi todos los países de la Unión Europea están trabajando para alentar el uso de coches eléctricos, pero son pocos los que han logrado vender una cantidad importante que reemplace a los convencionales de combustión fósil. Por dar un ejemplo: el 90% de los vehículos eléctricos vendidos en 2015, lo hicieron en 5 países de la UE y en el Reino Unido.

Tal como ya se informó, Noruega es el país modelo por la rapidez y eficacia con la que está cambiando el parque automotor.  En este sentido, la diferencia con el resto de los países estriba en un conjunto de incentivos a la población muy completo.

Lo que parece marcar el punto de inflexión, es la subvención para la compra de vehículos eléctricos. De tal forma que los precios de los mismos, prácticamente son iguales a los de los coches tradicionales. Algunas otras medidas muy favorables tienen que ver con beneficios en los costos de aparcamientos y en las cargas, posibilidad de circular por los carriles de los buses públicos, reducción en los impuestos, etc.

Un repaso sobre los perjuicios de los usos de vehículos de combustión fósiles coloca el problema es su debida perspectiva. Las emisiones de CO² , óxidos de nitrógeno y partículas sólidas emitidas por los gases de escape son altamente nocivas para el aire y el clima. Además, la contaminación por ruido es muy elevada debido a la cantidad de transportes que circulan por las ciudades.

Si la electricidad utilizada procede de recursos renovables, habrá una reducción muy importante de la contaminación de la atmósfera y de los gases de efecto invernadero (GEI).

Conclusiones y desafíos

Todavía queda un largo camino por recorrer en la tecnología de los vehículos eléctricos. Es necesario mejorar la autonomía, la rapidez en general y en particular la velocidad de carga. En la actualidad, para circular 100 km, se requiere una carga que tarda entre 20 y 30 minutos. Y eso en las estaciones de carga más rápidas. La infraestructura también debe mejorarse, para que las estaciones de carga sean tan accesibles como las tradicionales. Además, la capacidad de generación de energías renovables debe ser ampliada para el pleno aprovechamiento de los transportes eléctricos.

Electricidad: transporte más limpio
Electricidad para el transporte. Cuáles son sus ventajas y desafíos hoy. Fuente: http://www.diariosigloxxi.com

Lo concreto es que éstas mejoras por sí solas no representan grandes avances, si como sociedad no se realiza un replanteamiento del sistema de movilidad en su conjunto. Es imprescindible reducir la dependencia de los automóviles para el transporte.

Algunas posibilidades para llevar a cabo cambios más profundos incluyen mejores infraestructuras de transporte público, los proyectos de vehículos compartidos y aumentar la utilización de los transportes de bajas o cero emisiones.

El compromiso para el cambio es el derecho y la responsabilidad de la sociedad en su conjunto.

Fuente: EEA 

Descubre más en nuestro blog sobre coches eléctricos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here