Estos días asistimos a noticias que nos alertan sobre la contaminación que sufren muchas ciudades españolas por ozono troposférico.

Concretamente, la ciudad de Madrid batió records por contaminación de ozono durante este domingo pasado, registrándose en 13 de las 14 estaciones medidoras de este contaminante, valores por encima del umbral de aviso a la población (180 µg/m3 en una hora). Otras ciudades también han registrado valores por encima de los límites legales permitidos como Paterna (Valencia) o Sevilla.

La normativa vigente establece un umbral de protección para la salud de 120 µg/m3 media en 8 horas consecutivas (Directiva 2002/3/CE). La OMS, sin embargo, establece ese umbral en 100 µg/m3. El umbral de aviso a la población queda establecido en 180 µg/m3 en una hora.

Pero, ¿por qué padecemos esta contaminación? ¿Por qué ahora? El ozono se encuentra de forma natural en la estratosfera, formando la denominada capa de ozono, que filtra los rayos ultravioletas procedentes del sol y sin cuyo filtro la existencia de vida en la Tierra sería completamente imposible. El ozono troposférico u ozono ambiental, sin embargo, es un contaminante secundario que se produce por reacciones fotoquímicas entre óxidos de nitrógeno (NOx) y compuestos orgánicos volátiles (COV) derivados de fuentes como la quema de combustibles. Es el compuesto más destacado de los oxidantes fotoquímicos y forma parte del llamado smog fotoquímico. Se manifiesta sobre todo en el periodo estival cuando los rayos solares inciden sobre el contaminante más significativo que sale de los tubos de escape de los vehículos, el dióxido de nitrógeno (NO2).

Autor: Victor Habbick Fuente: http://www.freedigitalphotos.net/
Autor: Victor Habbick
Fuente: http://www.freedigitalphotos.net/

En el caso de Madrid, cabe destacar que rebasa la normativa legal vigente de este último gas, precursor del ozono, por el que le fue denegada una prórroga recientemente por parte de la Comisión Europea.

En concentración suficiente, el ozono puede provocar daños en la salud humana o en la vegetación y contribuye a generar un calentamiento en la superficie de la tierra. Puede causar diferentes efectos como tos, irritaciones en la faringe, irritaciones la garganta, irritaciones en los ojos, dificultades respiratorias (“garganta seca”), disminución del rendimiento, empeoramiento de la función pulmonar, síntomas de malestar general: cansancio, dolor de cabeza, desaliento, etc.  El grupo de las personas que en un principio podrían resultar más afectadas son las que padecen enfermedades cardíacas o pulmonares y, en segundo lugar, los niños, otros enfermos y la gente mayor. Cuando se superan los umbrales, los responsables políticos deben advertir a la población para que tome medidas para proteger su salud: por ejemplo, permanecer en casa los niños y personas mayores, con las ventanas cerradas, no hacer ejercicios fuertes al aire libre, etc.

Diversos partidos políticos, sobre todo de tendencia ecologista, se han hecho eco de esta alarmante situación, y proponen medidas para frenar esta contaminación. Entre otras, la reducción del uso de los vehículos privados y más contaminantes, o el desarrollo de los Planes de Movilidad que fomenten la movilidad sostenible en las ciudades y reduzcan su contaminación.

Fuentes:

http://www.ecoticias.com/co2/80858/Madrid-bate-records-contaminacion-ozono

http://www.ecoticias.com/co2/80885/Paterna-superado-umbral-proteccion-salud-humana-ozono-troposferico

http://www.ecoticias.com/co2/80931/noticia-medio-ambiente-DetectadosSevilla-episodios-contaminacion-atmosferica-ozono

http://www.ecoticias.com/co2/80917/EQUO-Madridrestrinja-trafico-alerte-poblacion-niveles-ozono

Foto: http://juanquimica8a.blogspot.com.es

¡Comenta desde tu cuenta de Facebook!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here