La construcción de carreteras (y otras infraestructuras lineales) ha dado lugar a extensas áreas degradadas, que requieren de intervenciones en el marco de la restauración ecológica. Una de las principales consecuencias derivadas de la apertura de carreteras es la creación de taludes, grandes superficies de suelo desnudo y, generalmente, con pendientes muy pronunciadas.

Fig 1. Desmonte de carretera.
Fig 1. Desmonte de carretera.

¿Como es la restauración ecológica de taludes?

La estrategia de restauración más comúnmente utilizada para la recuperación de estas áreas emergentes es la revegetación, que a menudo se lleva a cabo mediante hidrosiembras. Esta práctica suele fracasar en los citados ambientes mediterráneos semiáridos, ya que olvida algunos condicionantes esenciales de estos territorios (climáticos, edáficos, etc.), los cuales son clave para el éxito de la restauración (Matezanz & Valladares, 2007). El fracaso generalizado de muchas de las técnicas de revegetación aplicadas sobre taludes en ambientes mediterráneos pone de manifiesto el gran desconocimiento que aún se tiene, hoy en día, sobre el funcionamiento de estos ecosistemas.

En este sentido, se ha puesto poca atención en el entendimiento y seguimiento de algunos factores ecológicos que son clave en el éxito de la restauración de los taludes de las infraestructuras lineales; es el caso de los factores edáficos. Por ejemplo, se ha demostrado que existen una serie de limitaciones edáficas que hacen que, aunque muchas semillas sean capaces de llegar a los taludes, la colonización no se produzca (Tormo et al., 2009). Por lo tanto, el éxito de la restauración podría estar determinado por las condiciones edáficas, de modo que la mejora de éstas pasaría a ser un objetivo prioritario en la restauración de los taludes de carretera.

En el caso particular de los desmontes[1] de carreteras, donde existen unas condiciones edáficas muy limitantes, llegando a niveles de compactación extremos, es fundamental mejorar su estado, antes de pretender la instalación y desarrollo de cualquier tipo de comunidad vegetal. Con este objetivo, actualmente se están llevando a cabo múltiples ensayos sobre diferentes técnicas de mejora. Entre ellas,  la descompactación mecánica del sustrato y aumento de su rugosidad, lo que favorece la infiltración y consigue aumentar la humedad del suelo y la reserva edáfica de agua útil para las plantas. Adicionalmente, las superficies rugosas y descompactadas favorecen el reclutamiento de especies vegetales, al actuar como trampas naturales de semillas y nutrientes.

Pero la monitorización de la evolución y la evaluación del éxito de las técnicas empleadas en la restauración ecológica de taludes, no es una tarea sencilla. En este contexto, es donde se propone el uso de una herramienta con un considerable potencial y que nos permite la monitorización de las variaciones superficiales de los taludes a nivel microtopográfico: el Láser Escáner Terrestre.

Fig 2. Proceso de escaneo de un desmonte utilizando el Láser Escáner Terrestre.
Fig 2. Proceso de escaneo de un desmonte utilizando el Láser Escáner Terrestre.

El Láser Escáner Terrestre abre todo un mundo de posibilidades de estudio sobre variaciones superficiales en taludes, ni siquiera imaginadas hace unos años. Sin duda, nos ayudará a entender mejor la evolución de los taludes y, de esta forma, poder orientar mejor las actuaciones de restauración necesarias.

Fig 3. Imagen resultado del escaneo del desmonte tras procesar la información recopilada por el Láser Escáner Terreste.
Fig 3. Imagen resultado del escaneo del desmonte tras procesar la información recopilada por el Láser Escáner Terreste.

Si quieres especializarte en un sector con futuro laboral, no lo dudes y matricúlate en el curso de Restauración ecológica de espacios degradados de Geoinnova.

Descubre más en nuestro blog sobre la Restauración Ecológica de taludes  o la Evaluación de Impacto Ambiental 

Autores: Estela Barroso y Luis San Joaquin

—————————————————————————————————

[1] Los taludes se clasifican en desmontes y en terraplenes. Los desmontes se generan cuando el terreno es escavado para rebajar la cota de la vía, mientras que los terraplenes se producen por incorporación de materiales para elevarla. En ambos casos, el fin es proporcionar a la vía pendientes longitudinales suaves (Gómez Orea, 2004).

¡Comenta desde tu cuenta de Facebook!

Valora este artículo para mejorar la calidad del blog ...

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…
Compartir
Artículo anteriorEl aumento de la población de cabras amenaza la fauna y la flora del PN de Guadarrama.
Artículo siguienteMuebles hechos con palets, una alternativa de reciclaje
Licenciada en Ciencias Ambientales por la Universidad de Castilla-La Mancha, Máster en Restauración de Ecosistemas por la Universidad de Alcalá. Ha trabajado como técnico de medio ambiente en diferentes empresas y organismos públicos, con experiencia en programas de educación ambiental, estudios etnobotánicos y proyectos de restauración ecológica. En el ámbito de la investigación, ha participado en varios proyectos y estudios, tanto nacionales como en el extranjero. En 2010 trabajó en el proyecto CLEAM I+D+i (Plataforma Tecnológica Española de Construcción), estudiando la restauración geomorfológica de los taludes. Miembro del Grupo de Investigación en Etnobiología y Taxonomía Vegetal del Sureste Ibérico (Univ. de Castilla-La Mancha), colabora actualmente en el ‘Inventario Español de los Conocimientos Tradicionales’ (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente). Desde 2011 trabaja en la Fundación IPADE como técnico de educación para el desarrollo, dirigiendo y coordinando el proyecto de Semillas para la Acción. Actualmente, también ocupa un puesto en la UNED como tutora en la asignatura de Química, Grado de CC. Ambientales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here