La supervivencia del oso polar amenazada por la reducción de su hábitat

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (20 votos, media: 4,45 sobre 5)
Cargando…

El oso polar necesita la superficie helada de los polos para vivir y su supervivencia está íntimamente relacionada con la conservación del medio. Según unas declaraciones realizadas por el WWF, el Ursus maritimus es una de las especies más afectadas por la reducción del hábitat debido al cambio climático.

El aumento de la temperatura global como consecuencia de la emisión de gases de efecto invernadero está aumentado el proceso de deshielo y por tanto disminuyendo cada vez más la extensión de las placas de hielo. De hecho, un reciente estudio realizado por la Universidad de Washington y publicado en la revista “The Cryosphere” se centra en analizar cómo la disminución de esta superficie interfiere en el progreso normal de la vida del oso polar.

Estos animales desarrollan gran parte de sus actividades vitales sobre las placas de hielo donde cazan, dan a luz o se alimentan. Son animales carnívoros y sus presas favoritas son las focas por lo que para poder alcanzarlas necesitan de las placas de hielo.

oso polar
Fuente: climaticocambio.com

Los osos polares dejan la tierra firme y se desplazan kilómetros a través de los hielos para buscar comida o encontrar otros ejemplares de su especie con los que poder relacionarse.

Para la realización del estudio se han utilizado datos satelitales recopilados desde 1979 hasta 2014 y se ha analizado como el hielo varía durante las épocas del año así como ha variado su patrón temporal a lo largo de este periodo.

Se ha comprobado que la capa de hielo alcanza su máxima extensión en primavera, durante el verano parte de ella se derrite y en el otoño comienza a crecer de nuevo. En el periodo estivo los osos polares cuentan con una menor superficie donde poder cazar por lo que esta tarea se vuelve más complicada. Durante el verano se alimentan mayormente de carcasas de animales y huevos, pero gracias a sus reservas de grasa pueden sobrevivir prácticamente sin comer hasta que las condiciones climáticas cambien y le permitan poder desplazarse en busca de sus presas.

Los resultados del estudio confirman que el periodo de deshielo se ha prolongado de tres a nueve semanas más que en la norma, teniendo una repercusión directa sobre la población de oso polar  ya que tiene menos territorio donde poder encontrar alimento. Dándose episodios tan estremecedores como la imagen que se muestra a continuación donde se observa a un ejemplar extremadamente desnutrido.

oso polar
Fuente: rinconabstracto.com

Autora: Victoria Fernández.

Descubre más en nuestro blog sobre cómo afecta el cambio climático a las especies

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here