Operaciones de explotación y producción de hidrocarburos (parte 1)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

En este artículo se detallan los pasos que median entre el descubrimiento de un yacimiento de hidrocarburos y la entrega del producto tratado a los diversos segmentos de consumo.

Es importante tener en cuenta que cada paso en la exploración y producción de hidrocarburos constituye un largo y complejo proceso, que involucra tecnología de punta – desarrollada a partir de experiencias acumuladas durante décadas– y una enorme variedad de maquinarias, servicios y herramientas, junto con el intenso trabajo de múltiples profesionales y técnicos con una gran diversidad de habilidades.

La exploración: el relevamiento sísmico a partir de relevamientos superficiales, se determina una zona candidata a contener hidrocarburos en el subsuelo. Luego de este primer paso, a dicha zona se llevan camiones sísmicos especialmente equipados, que producen vibraciones (el peso de cada camión varía entre 18 y 36 toneladas; el equivalente a entre 15 y 30 automóviles medianos).

Dichas vibraciones se propagan en forma de ondas sonoras, que viajan por el subsuelo, y son, luego, recibidas en la superficie por un instrumento llamado “geófono”. Como los distintos tipos de rocas ubicadas debajo de la superficie reflejan estas ondas sonoras de manera diferente, es posible analizarlas y procesar los resultados con algoritmos matemáticos para generar un mapa de lo que hay debajo del terreno.

Con esos mapas se definen las estructuras en las que podrían encontrarse entrampados los hidrocarburos y hacia donde se dirigirá el pozo de exploración.

imagen 1
Camiones vibradores en una área para explorar.

Perforación y terminación de pozo

El primer paso es preparar la plataforma en la que el equipo de perforación va a ser ensamblado. Esta plataforma se conoce como “locación”. Se despeja y nivela la zona, manteniendo estrictos estándares de seguridad y preservación del medio ambiente.

Se construyen caminos y se compensa a los dueños de la tierra por la superficie afectada durante el proceso de preparación (una vez terminado el pozo, la compañía vuelve a condiciones similares a las del entorno todo el terreno que no utilizará en el futuro).

Un gran equipo de perforación hace girar una tubería de acero con un trépano en el extremo. A medida que se tritura la roca y el pozo va ganando en profundidad, se agregan tramos de cañería desde la superficie. En general, los pozos son verticales.

Pero hay casos específicos para los que se requieren pozos dirigidos u horizontales, que son más costosos que los anteriores, como cuando se perfora desde la costa hacia el agua, en el agua (offshore) o en rocas generadoras.

Imagen generada como resultado de los trabajos sísmicos.
Imagen generada como resultado de los trabajos sísmicos.

Los pozos verticales se perforan hasta una profundidad determinada; los horizontales también se perforan hasta una profundidad vertical predeterminada, pero luego se “horizontalizan” a los largo de cientos a un par de miles de metros.

Fuente: «El abecé de los hidrocarburos en reservorios no convencionales» Instituto Argentino del Petroleo y del Gas.

Autor: Jesús Correa 

Artículo anteriorAgenda de cursos de SIG y Medio Ambiente para el mes de Febrero
Artículo siguienteLa Geoestadística y el Geomárketing
Licenciado en Geología por la Facultad de Ciencias Experimentales de la Universidad de Huelva. Máster en Calidad ISO 9001:2008 (European Quality Formation). Curso de Aptitud Pedagógica-CAP (Actual Máster de formación del profesorado de secundaria y FP) en la Facultad de Ciencias de la Educación (Universidad de Murcia). Ha trabajado como geólogo, técnico de calidad y medioambiente y técnico de laboratorio en el ámbito de la industria extractiva (Perforaciones y sondeos Mendez) e infraestructuras civiles (Euroconsult, E3c, Codexsa); Técnico de Sistemas de Energías Renovables para la Junta de Andalucía. Redactor y docente del Máster en Exploración y Producción de hidrocarburos (Grupo IOE). Redactor de la especialidad de Cambio Climático y Huella de Carbono del Máster de Gestión Ambiental de la Empresa y Energías Renovables. (Grupo IOE). Además, ha trabajado en la elaboración y docencia de diversos cursos de formación continua y formación para el empleo en diversos ámbitos (calidad, medioambiente, energía, RSE), durante más de tres años.(PTM Formación, SEFCARM servicio de empleo y formación Región de Murcia).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here