Fertilizantes con nitrógeno y sus impactos ambientales

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (20 votos, media: 2,20 sobre 5)
Cargando…

El nitrógeno es el nutriente que más limita la producción agrícola a nivel mundial, y en consecuencia, el más aportado a través de fertilizaciones. La fertilización nitrogenada es necesaria para maximizar los rendimientos. Pero, ¿qué impactos ambientales puede producir fertilizar en exceso?

fertilizaciónEl nitrógeno es un constituyente esencial de numerosas moléculas vegetales, entre las que se encuentran proteínas, aminoácidos, ácidos nucleicos, enzimas y clorofila, entre otras. Su disponibilidad afecta el rendimiento de los cultivos, resultando muy común la aplicación de nitrógeno mediante fertilizantes de síntesis química. Un exceso de fertilización nitrogenada puede tener múltiples repercusiones en el ambiente. Algunas de las más relevantes son la contaminación de acuíferos y la generación de gases de efecto invernadero.

Contaminación de acuíferos por la fertilización nitrogenada

En tierras agrícolas, el nitrógeno se encuentra principalmente como nitrato (NO3). Los nitratos no se retienen fuertemente al suelo, sino que presentan alta movilidad a través del flujo de agua. En consecuencia, es común que los nitratos se muevan en profundidad con el agua de drenaje pudiendo alcanzar los acuíferos, en un proceso conocido como lixiviación. La cantidad de nitratos lixiviados hacia el subsuelo depende del régimen de lluvias, de la capacidad de drenaje del suelo, y de la cantidad y el momento de fertilización.

El agua con altas concentraciones de nitratos representa un riesgo para la salud, especialmente en recién nacidos. Puede causar el “síndrome del bebé azul” o metahemoglobinemia, que inhibe el transporte de oxígeno en la sangre, pudiendo incluso causar la muerte.

La presencia de nitratos en el agua subterránea no puede olerse ni sentirse, y en algunos casos recién se pone de manifiesto ante un problema de salud. Muchos residentes rurales dependen de los acuíferos superficiales para abastecerse de agua. La calidad de estas aguas, en la mayoría de los casos, no se monitorea con frecuencia.

Generacion de gases de efecto invernadero

La aplicación de fertilizantes nitrogenados puede aumentar la emisión de óxido nitroso (N20). El óxido nitroso es un gas de efecto invernadero (GEI) que posee aproximadamente 300 veces el efecto de calentamiento del dióxido de carbono. Es el principal GEI emitido por el sector agropecuario, superando al metano que deriva del proceso digestivo de los rumiantes.

El óxido nitroso es producido por microorganismos del suelo, durante un proceso conocido como desnitrificación, cuyo input son los nitratos. La magnitud de este proceso aumenta en suelos con alta disponibilidad de nitratos y elevados contenidos hídricos.

Desde el punto de vista agronómico, la pérdida de nitrógeno atmosférico por desnitrificación no representa una disminución significativa en la eficiencia de fertilización, ya que su magnitud suele ser menor al 5% del nitrógeno aplicado. En consecuencia, este proceso no afecta fuertemente los rendimientos, por lo que el manejo agronómico no hace hincapié en disminuir la emisión de óxido nitroso.

Descubre más en nuestro blog sobre Agricultura

4 Comentarios

  1. Me gustó este artículo porque presenta una visión ecologista, pero no histérica, del problema de la fertilización con nitrógeno. Queda mucho por hacer para que el agricultor en todo el mundo aprenda a usar los fertilizantes con el mínimo de repercusión sobre el medioambiente. Trabajo ya hace muchos años en la difusión del tema entre profesionales, que en la mayoría de los casos no tienen nociones claras sobre las medidas que se deben tomar para disminuir en lo posible la influencia negativa que pueden tener los fertilizantes sobre el medioambiente.
    Especialista en Nutrición Vegetal

    • Estimado Yoel Bar, gracias por el comentario. Nuestra idea fue esa: escribir un artículo que divulgara algunos problemas ambientales vinculados a las aplicaciones de fertilizantes. No con el objetivo de alarmar sino con el de generar conciencia a partir de conocimiento disponible a nivel científico y técnico.

      Cordial saludo

  2. La solución es muy simple:
    1. Hay que hacer balances de nitrógeno para determinar las dosis justas a aplicar y no manejar recetas únicas.
    2. Hay que en lo posible fraccionar la aplicación de la dosis calculada anteriormente para así acompañar la demanda del cultivo (sobretodo si la dosis es relativamente alta).

  3. Es posible, pero a la larga la emisión de estos gases termina siendo la misma, no sirve bajar la aplicacion, si los efectos adversos terminan llegando… pienso que es necesario buscar alguna alternativa a este procedimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here