La huella de carbono como elemento diferenciador

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No puntuado todavía)
Cargando…

La huella de carbono es un elemento diferenciador con una valoración creciente en los entornos sociales y en los mercados. Competir con seguridad en el futuro exige el aprendizaje y desarrollo de este instrumento.

Una parte importante de las emisiones desarrolladas por la actividad empresarial se generan por las industrias y actividades no obligadas por la Ley 1/2005 al comercio de derechos de emisión. Para las Administraciones, promover de forma voluntaria la contabilidad de carbono entre estas actividades y la consiguiente reducción y/o compensación de las emisiones es de gran interés para el cumplimiento de los objetivos de reducción asignados a cada país.

Para las empresas es una ventaja competitiva, en especial para las que venden sus productos o servicios en los países del norte y centro de Europa. Los ciudadanos y consumidores de estos países valoran muy positivamente los esfuerzos que en mitigación realizan las empresas exportadoras, dado que una tonelada emitida en el país exportador contribuye de la misma forma al cambio climático que si hubiera sido emitida en el país importador.

huella de carbonoEn encuestas semestrales como el Eurobarómetro se manifiesta que el cambio climático es uno de los problemas que más preocupa a los ciudadanos europeos. Para la Comisión Europea las encuestas muestran una gran preocupación y una apuesta de los ciudadanos por la lucha contra el cambio climático.

Comunicar la responsabilidad ambiental en un asunto como el de la mitigación del cambio climático supone ventajas competitivas, porque permite a las empresas conectar con las inquietudes ambientales de las partes interesadas y la sociedad en su conjunto.

Además de la necesidad de conectar con el interés y sensibilidad con el cambio climático de los consumidores de los países receptores de las exportaciones, la huella de carbono como inventario de emisiones y plan de reducción es un vector que permite canalizar la ecoeficiencia, posibilitando ahorros en los costes de producción de las empresas.

Con independencia de las ventajas competitivas para la exportación, la huella de carbono se está siendo exigida en numerosos países a pequeñas y medianas empresas por sus grandes clientes. Muchas grandes empresas establecen en su memoria de sostenibilidad o  responsabilidad social corporativa el compromiso de exigir la huella de carbono a sus proveedores.

Por las razones anteriores, la huella de carbono es un elemento diferenciador con una valoración creciente en los entornos sociales y en los mercados. Competir con seguridad en el futuro exige el aprendizaje y desarrollo de este instrumento.

Autor: Francisco Vitoria Jumilla. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here