La fauna y la flora se abren paso en lugares inhumanos

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…
Un lobo gris europeo merodea un hábitat prohibido a las personas cerca del sitio del desastre nuclear de Chernóbil. Fuente: National Geographic
Un lobo gris europeo merodea un hábitat prohibido a las personas cerca del sitio del desastre nuclear de Chernóbil. Fuente: National Geographic

Actualmente se está evidenciando un incremento notable tanto en la fauna como en la flora de zonas inhabitadas como es el caso de la zona de Chernóbil.

Pese que guerras y accidentes nucleares a priori no tienen ninguna parte positiva, en los últimos años se ha venido observando como en zonas que debido a guerras o accidentes nucleares están despobladas, la naturaleza se ha abierto paso y las especies han aprovechado esta ventaja para incrementar sus poblaciones y ampliar sus hábitats.

  • Chernóbil, desastre nuclear

Jim Smith, científico ambiental y profesor en la Universidad de Portsmouth, Reino Unido, informa que la vida animal y vegetal esta repuntado con fuerza en Chernóbil ya que ha permanecido inalterada por la actividad humana desde hace 30 años.

El accidente nuclear fue unos de los peores de la historia pero la fauna esta multiplicándose en el área entre Ucrania y Bielorrusia.

Smith afirma que: “La naturaleza florece cuando  los humanos son eliminados de la ecuación, incluso después del peor accidente nuclear del mundo”.

El área cercana a Chernóbil está siendo testigo de la proliferación de grandes herbívoros y depredadores, algunos como el oso pardo europeo o el raro lince europeo, cuya presencia no se veía desde hace casi un siglo. Otros ejemplos son el del caballo del Przewalski, el bisonte Europeo, además de las poblaciones de lobos que han visto como sus poblaciones se han visto incrementadas en algunos casos hasta siete veces.

Esto no quiere decir que la radiación no afecte a la biodiversidad, sino que pese al efecto negativo de esta sobre la flora y la fauna, la ausencia de humanos debido a esta radioactividad resulta un factor positivo que favorece el desarrollo de las especies.

  • Corea, líneas militares

Es la frontera más armada del mundo, son 250 km entre las 2 Coreas. Existen minas, búnkeres, trincheras, alambradas, miles de soldados pero en cambio alberga una cantidad enorme de fauna que se encuentra en peligro.

 El parque involuntario” en una zona con: montañas, pantanos, praderas, lagos y marismas, es el hogar de grullas de Manchiria, cuelliblancas, el oso negro asiático, además de el leopardo del Amur y el tigre Siberiano.

  • Panamericana, territorio de guerrila

La autopista Panamericana desaparece durante unos 80 km entre Panamá y Colombia, el camino desaparece en una zona tropical, pantanosa y montañosa. Alberga especies en peligro como el mono araña de cabeza marrón, la guacamaya verde limón, el jaguar y la arpía mayor.

 El asesor de Panama Wild Life Conservation, Dr. Ricardo Correa, dijo “Es una ventaja que no hayan terminado la autopista, la guerrilla y la pobreza son obstáculos para el desarrollo, pero esto ayuda a proteger la biodiversidad de la región”

  • Montañas Rocosas, pasado tóxico

Una antigua fábrica de armas químicas de la II Guerra Mundial es ahora el hogar de una gran cantidad de fauna como perritos de las praderas, águilas calvas, coyotes, ciervos y gran variedad de aves y especies vegetales.

Edward Tagliente guarda del parque dice que La principal causa de la decadencia de las poblaciones de fauna es la pérdida de hábitat, sea por la agricultura, la minería, la construcción de ciudades o incluso la producción de armas químicas, cualquiera que sea nuestra actividad estamos afectando al hábitat de la flora y la fauna”.

 Fuente: National Geographic en español.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here