La capa de Ozono se recupera gracias al protocolo de Montreal

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 4,50 sobre 5)
Cargando…

Desde que en 1979 los científicos se hicieran conscientes del problema de la pérdida de la capa de ozono que rodea la tierra, han pasado más de 30 años. Fue en el año 1987 cuando desde la ONU se desarrolló un protocolo de actuación para atajar esta pérdida de ozono, a través del Protocolo de Montreal con el que los países firmantes se comprometían a acabar las emisiones de compuestos destructores de la capa de ozono. ¿Pero cuales han sido los resultados de la aplicación de este protocolo?

Fuente: Revista Nature
Fuente: Revista Nature

El pasado martes se publicaba un estudio en la revista Nature Communications realizado por Martyn Chipperfield, investigador en la Universidad de Leeds (Reino Unido), y su equipo demuestran con un modelo químico-atmosférico en 3D  que con la aplicación de este protocolo se ha conseguido detener la pérdida de la capa de ozono y como consecuencia disminuir la cantidad de radiación ultravioleta que accede a la Tierra.

Para analizar los resultados de la aplicación del protocolo de Montreal se han utiliza modelos atmosféricos para cuantificar los beneficios. Estos se han centrado en los futuros impactos evitados a finales de este siglo, asumiendo una continua fuerte crecimiento en las emisiones de SAO, y el cloro estratosférico. Estos modelos comparan una versión de la Tierra donde no se hubiera aplicado esta iniciativa y con otra versión de la Tierra donde si se ha aplicado, en ambos se mostraba la evolución que presentaría la atmósfera hasta 2030.

Según los resultados de este estudio, de no haberse aplicado el Protocolo de Montreal ahora mismo tendríamos agujeros regulares en la zona del Ártico, en la Antártida los agujeros serían mucho más grandes y la reducción de la capa de ozono en latitudes medias sería más del doble comparado a las que se han observado en realidad en los momentos de mayor concentración.

Puedes leer el estudio completo aquí.

Fuente: Revista Nature.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here