Jabalíes de mar provocan disputas sobre la isla Cortegada

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Los marisqueros de la zona de Carril Vilagarcía de Arousa, Pontevedra– informaron en reiteradas oportunidades acerca del perjuicio que les ocasionan los jabalíes de mar. La especie no es oriunda del lugar, pero lleva ya un tiempo instalada en la isla de Cortegada. Éste enclave forma parte del Parque Nacional de las Illas Atlánticas.

Isla de Cortegada. Parque Nacional Illas Atlánticas
En la isla de Cortegada habitan desde hace cierto tiempo jabalíes salvajes que perjudican a marisqueros de la zona.
Fuente: http://diariorural.com/

Los suidos conforman una especie de hábitos nocturnos. Animales del monte, éstos cerdos salvajes han aprendido a nadar y hoy lo hacen con extrema habilidad. Salen en manada a alimentarse y por estas fechas los marisqueros informaron que han visto por lo menos dos familias: una de catorce y otra de ocho. Poseen un olfato envidiable y para llevar a cabo su recogida de alimentos, se distribuyen las tareas. Mientras el más fuerte vigila, el resto come.

Desde hace casi cuatro años, una par de jabalíes de mar arribó a la isla de Cortegada y la colonizaron. Esta isla se encuentra separada de la costa de Carril por unos 200 metros de un sendero de arena. En este sendero  se halla el “tesoro” de los mariscadores: las almejas y los berberechos.

José Luis Villanueva, presidente de los “parquistas”  -o sea de los mariscadores de los parques de cultivo que hicieron famoso a Carril- sostiene que

” Nadan como el Michael Phelps y cada vez hay más…si quieres acercarte a verlos en la marea baja tienes que ir en contra del viento, porque tienen un olfato bestial.
…destrozan más de lo que comen y meten mucho ruido. Arman unos cristos tremendos. Van dándole las vueltas a las piedras con el hocico. Se revuelcan, chapotean, rompen conchas, ponen todo patas arriba y tiran los muros.”

Así como su representante, los productores no dejan de lamentarse. Algunos han tratado de proteger sus cultivos instalando redes de plástico en el agua. También intentaron ahuyentarlos colocando botellas de cristal en ristra para que al golpearse por el oleaje se asustasen. Todo es en vano.

Algunos estudios realizados acerca de los voraces cerdos salvajes indicarían que no son las almejas lo que atrae a su paladar. Serían las miñocas y los poliquetos o lombrices marinas que sirven de cebo, los que también son cultivados por los mariscadores. Los parquistas reiteran su solicitud a la Xunta y a la Dirección del Parque Nacional. Esperan que quiten a los jabalíes que habitan en la isla y en el monte que rodea el cementerio ribereño de Carril.

Otro grupo que ha manifestado quejas por los jabalíes de mar son los protectores de setas. En el año 2002, la Asociación Micológica A Cantarela realizó un estudio sobre las variedades existentes en Cortegada. Se determinó que existían más de 600 especies en el territorio insular. Algunas de las especies son originarias del lugar. Por ejemplo, la Favolaschia calocera, una seta de bellos colores que procede de Madagascar.  Fernando de la Peña -director del estudio- afirma que Cortegada es el enclave micológico más importante de España y uno de los más prolíficos de Europa.

¿Qué opina la Administración del Parque Nacional de las Illas Atlánticas?

El director del Parque, José Antonio Fernández Bouzas y el experto en fauna Vicente Piorno, sostienen que el jabalí de mar una especie que llegó sola a la isla y que al igual que el resto de la flora y fauna del Parque Nacional, “son intocables”.

Jabalí de mar
Los jabalíes de mar se alimentan de los cultivos marisqueros de los habitantes de Carril, en Pontevedra.
Fuente: http://deanimalia.com/

“serán poco deseados por algunos, pero llegaron de manera natural y son una especie silvestre autóctona de Galicia” defiende el director. Además, este argumento es el que esgrimen para no tocarlos.

Y es que lugareños afirman que la primera pareja fue puesta en la isla por los mismos encargados del lugar. Al contrario, Fernández Bouzas sigue sosteniendo que  llegaron por sus propios medios a la isla. Otro argumento utilizado indica que por tratarse de un territorio tan pequeño, los mismos animales se disputan el terreno y evitan masificarse. Y en relación a la población de setas, el responsable del lugar sigue diciendo que los estudios realizados demostraron que los jabalíes de mar son beneficiosos para el ecosistema insular porque contribuyen a esparcir las esporas, al hozar en la tierra.

A partir de esta disputa surge la pregunta: ¿Cuál de los bandos intervinientes tiene razón? ¿Qué intereses están en juego además de los expresados? Para reflexionar…

Fuente:El Pais, Unitega blog 

 

 

Descubre más en nuestro blog sobre especies invasoras

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here