Fracturación hidráulica (fracking), un dilema entre beneficio económico y amenaza medioambiental.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

La técnica de facturación hidráulica (fracking), que se usa para la explotación de los hidrocarburos no convencionales, está provocando mucha polémica y dando mucho de qué hablar en el panorama de la opinión pública, teniendo la técnica del fracking, tanto defensores, como detractores.

Pero conviene, antes de analizar sus ventajas e inconvenientes, que definamos a qué nos referimos cuando hablamos de fracking.

fractura hidráulica
Fuente: frackingargentina.org

El fracking o fractura hidráulica es una técnica aplicada a la extracción del llamado “gas no convencional”, “gas de esquisto” o shale gas. A grandes rasgos, el proceso del fracking consiste en la inyección a gran presión de agua, arena y diversos productos químicos en reservas subterráneas, para fracturar las rocas y liberar así gas y petróleo.

En el caso de EE.UU., pionero en practicar el fracking, llama la atención que este proceso, por una parte, esté posibilitando la explotación de recursos antes inalcanzables (desde la Agencia Internacional de la Energía se apunta a un incremento de las reservas de gas de hasta 250 años), pero, por otra, sea causa directa de la cancelación de buena parte de las inversiones en energías renovables.

Desde las organizaciones ciudadanas y ecologistas se señala de forma critica que esta técnica de extracción genera un alto impacto ambiental, así  como el uso de grandes cantidades de agua y ocupación de terreno, la emisión a la atmósfera de contaminantes como consecuencia de la necesidad de transporte de maquinaria, la contaminación de aguas subterráneas debido a la fuga de fluidos de facturación y el vertido de aguas residuales al exterior con alto contenido de metales pesados y la posible presencia de materiales radioactivos además del ruido y daño a la imagen generados.

Por otra parte, se sabe que en algunos sitios, el fracking debido a la inyección de fluidos podría disparar las fallas, conocidas o no en la zona y por tanto provocar sismicidad de 1 a 3 grados en escala de Richter,  se conocen algunos ejemplos en los que puede ser la causa el aumento de extracción por fracking de empresas petroleras entre otros casos.

Por añadidura, un reciente informe de la Universidad de Cornell (EE.UU.) denuncia que la extracción de gas por fracking puede emitir incluso más gases de efecto invernadero que la del carbón, pues parece que la perforación horizontal de la roca provoca grandes emisiones de metano, un gas de efecto invernadero con un potencial de calentamiento mucho mayor que el del CO2.

No obstante, la implantación del proceso parece imparable en la industria extractiva: el fracking se usa en aproximadamente el 90% de los pozos operativos, y la mayor parte de los nuevos lo requerirán para ser viables. Las empresas que lo practican insisten en que el proceso es seguro y lo cierto es que, como era de prever, el éxito de la técnica en Estados Unidos ha atraído la atención del resto de países.

De no encontrar mayores obstáculos, se estima que esta técnica garantice el suministro de energéticos a los Estados Unidos por los próximos 250 años aplazando el desarrollo de las tecnologías renovables ante la falta de interés de los inversores.

Actualmente el Congreso de los Estados Unidos ha encargado a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) un informe detallado sobre los impactos que genera este proceso en el agua potable, en la salud humana y en general en el medio ambiente, lo mismo que ha hecho la Unión Europea, buscando conciliar la aplicación de la técnica para garantizar las reservas tratando de generar el menor impacto ambiental posible.

En Europa la tendencia general y las recomendaciones de expertos van en la dirección de recomendar la paralización de las investigaciones y los permisos, hasta que no existan los suficientes estudios, se cree la normativa adecuada y se modifique la legislación actual en muchos aspectos que hasta ahora se consideran insuficientes para garantizar la sostenibilidad.

A pesar de lo que pueda plasmar este informe, ni las evidencias científicas ni los estudios que se puedan seguir haciendo ni el rechazo de un amplio sector de la población evitarán que la técnica de la fractura hidráulica siga usándose en diversas partes del mundo para poder solucionar el gran problema de la escasez de petróleo dado que no se vislumbran técnicas de alto rendimiento en la extracción y las razones económicas expuestas anteriormente. Lo que podemos esperar es un adecuado marco regulatorio que reduzca en lo posible los impactos negativos generados por la técnica.

Referencias:

  1. Montgomery y Smith. Historia del fracking. En Inglés. 2013.  Disponible en: http://www.spe.org/jpt/print/archives/2010/12/10Hydraulic.pdf
  2. Repercusiones en el medio ambiente de la fracturación hidráulica. Parlamento europeo. 2013. Disponible en:http://www.europarl.europa.eu/committees/es/studiesdownload.html?languageDocument=ES&file=66719

Autor: Jesús A. Correa. 

BANNER GEOINNOVA FRACKING

Artículo anteriorProyectos sociales: 1 Primera Jornada sobre Diversidad Familiar – Háblame de mí
Artículo siguienteCrean unas colillas de tabaco que se convierten en flores
Licenciado en Geología por la Facultad de Ciencias Experimentales de la Universidad de Huelva. Máster en Calidad ISO 9001:2008 (European Quality Formation). Curso de Aptitud Pedagógica-CAP (Actual Máster de formación del profesorado de secundaria y FP) en la Facultad de Ciencias de la Educación (Universidad de Murcia). Ha trabajado como geólogo, técnico de calidad y medioambiente y técnico de laboratorio en el ámbito de la industria extractiva (Perforaciones y sondeos Mendez) e infraestructuras civiles (Euroconsult, E3c, Codexsa); Técnico de Sistemas de Energías Renovables para la Junta de Andalucía. Redactor y docente del Máster en Exploración y Producción de hidrocarburos (Grupo IOE). Redactor de la especialidad de Cambio Climático y Huella de Carbono del Máster de Gestión Ambiental de la Empresa y Energías Renovables. (Grupo IOE). Además, ha trabajado en la elaboración y docencia de diversos cursos de formación continua y formación para el empleo en diversos ámbitos (calidad, medioambiente, energía, RSE), durante más de tres años.(PTM Formación, SEFCARM servicio de empleo y formación Región de Murcia).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here