Los coworking son espacios colaborativos en las que los profesionales de diferentes áreas o disciplinas se citan para trabajar y crear sinergias entre ellos. Estas oficinas compartidas reúnen profesionales autónomos, empresas y teletrabajadores de todo tipo, en donde el gestor del espacio, intenta crear oportunidades profesionales y personales entre los miembros del coworking, buscando espacios de conexión entre ellos y procurando el networking. Por todo ello, se puede decir que los coworking van más allá de ser una mera oficina compartida con la que los profesionales tratan de ahorrar costes.

CENTRO-COWORKING-GEOINNOVALa mayoría de estos espacios compartidos pone a disposición del profesional (conocidos como coworkers), o de las empresas (microempresas), todo tipo de herramientas de trabajo para que éste pueda desempeñarlo con la mayor de las facilidades. Las imprescindibles en un puesto de trabajo son: una buena conexión a internet, mesa y sillas cómodas, salas de reuniones y de relax, climatización y aseos en buenas condiciones. Ahora bien, los coworking no son espacios aptos para todo el mundo, y no están libres de una carga crítica como por ejemplo el origen de éstos. Así que vamos a intentar hacer una recopilación de los pros y contras de estos espacios de trabajo compartido.

Ventajas del coworking

  1. La más obvia: es más económico que el alquiler de una oficina propia. Por ejemplo, en nuestro Centro de Coworking de Pamplona ofrecemos puestos de coworking al mes por sólo 100€. Aunque esto no es normal porque son precios subvencionados por la Asociación Geoinnova, el coste normal suele rondar entre los 150 y 210€ al mes. Si sumas todas las ventajas que te ofrecen estos espacios de trabajo compartido, de seguro que te saldrá mucho más económico que alquilarte tu propia oficina.
  2. La flexibilidad de los precios y usos. Los coworking disponen de varias tarifas o planes que se adaptan a casi todas las circunstancias: tarifas de puestos fijos, de media jornada, de días sueltos… busca cuál es la que más te convenga y si no hay ninguna, pregunta al gestor del coworking que seguro que encuentra la más apropiada para ti.
  3. Proporcionan un espacio propio en un entorno de trabajo compartido con mayor libertad. Tú decides cómo utilizar las herramientas y facilidades que se ponen a tu disposición en un coworking. Estos centros están diseñados para motivar la productividad de los coworkers, muchos facilitan un acceso 24h y disponen de aulas y salas de reuniones para realizar presentaciones y recibir a tus clientes. Para aquellas personas a las que les cueste establecer una rutina en casa, el acudir a estos espacios les ayudará sin ninguna duda a establecer la rutina adecuada. Ni qué decir tiene las ventajas asociadas a la conciliación familiar…
  4. Se fomentan las relaciones entre coworkers. El gestor del espacio trabaja para crear un ambiente de colaboración profesional y personal entre los coworkers y otros contactos externos, con el objetivo de descubrir nuevas oportunidades para los miembros del Coworking. Esto facilita la interactuación con otros proyectos afines o permite generar unas sinergias entre profesionales de diferentes sectores que conllevan el descubrimiento de nuevos servicios, productos o proyectos, mediante el trabajo en equipo. Además, siempre será una buena oportunidad de rodearte de talentos, cumpliendo así con aquella máxima del buen profesional, por la que siempre deberá buscar rodearse de los mejores talentos para poder crecer profesionalmente.
  5. Acaba con el aislamiento y amplía tu networking. Estos espacios están ligados a la generación de una comunidad en la que se proyecta un ambiente de trabajo colaborativo. Implicarte como coworker soluciona los problemas de aislamiento consecuencia de trabajar por cuenta propia. Además facilita la generación de contactos sin muchos esfuerzos y te permite en muchas ocasiones, encontrar la forma de llegar a terceras personas (clientes y/o colaboradores) de forma mucho más sencilla. Las pausas para el café, durante la comida o en los eventos que se promocionen en el coworking, son momentos ideales para mejorar tu red de profesionales.
  6. Los servicios complementarios. Oficinas virtuales; recepción de llamadas y correos; domiciliación de la dirección de trabajo; servicios de gestoría fiscal, laboral y contable; cursos y charlas temáticas; café de cortesía y un largo etc. Imagínate el coste que tiene todos estos servicios y el ahorro que te supone el compartirlos.
  7. Los coworking temáticos. Partiendo de la base que cualquier coworking está abierto a todo tipo de profesionales, cada vez más los coworking se plantean desde una perspectiva sectorial o de especialización. De esta forma, las relaciones que se establecen entre coworkers de sectores afines, permite una transferencia de conocimientos y experiencias valiosísima que de otra manera te costaría adquirir. Así por ejemplo, aunque nuestro Centro Geoinnova se encuentre abierto a cualquier participante, el trabajo que se desarrolla tiene un enfoque ambiental y geoespacial. Geógrafos, biólogos, arquitectos, agrónomos, forestales, ambientales, etc pueden encontrar el sitio perfecto para desarrollarse como profesionales. Sin embargo, en nuestros proyectos también podemos necesitar industriales, maquetistas con artes gráficas o diseñadores, desarrolladores web, sociólogos, profesionales del sector del marqueting (SEO, SEM, inbound Marketing…) y un largo etc. Lo normal es acabar colaborando con las personas que más cerca. Geoinnova está planteada desde esta perspectiva, con lo que siempre puede ser una oportunidad de trabajo.

Tecnologia-formacion-online-geoinnovaDesventajas del Coworking

Aunque como hemos visto encontramos muchas virtudes en el Coworking, queremos hacer mención algunos aspectos que no lo son tanto:

  1. Los horarios del coworking. Tanto el horario de apertura como el de cierre pueden ser demasiado estrictos en ocasiones, así como los horarios establecidos para los espacios, aulas, salas de reuniones. Las normas están para cumplirse de modo que no afecten a otros usuarios, por lo que no podrás alargar las reuniones, ni apurar con el trabajo un poco más.
  2. Las distracciones. Todos hemos comprobado que en espacios abiertos cuesta más concentrarse. El trasiego de las personas, y un mayor número de estímulos de atracción pueden ser irritantes para aquella persona que necesite mucho silencio.
  3. El silencio. A veces da un poco de palo ponerte a hablar por teléfono cuando todos tus compañeros están concentrados
  4. El excesivo ruido generado también puede ser un problema, aunque la verdad, no es mucho mayor que el compartido en una gran oficina.
  5. Falta de ‘privacidad’ para tratar temas confidenciales y delicados, o en las llamadas telefónicas.

Sin embargo estas desventajas también son solucionables. En muchos coworkings se pueden solicitar las llaves para que puedas entrar y salir cuando creas oportuno. Además, puedes ponerte un poco de música con los auriculares para aislarte de los ruidos a la par que es señal para que no te interrumpan. Por último, cuando tengas que afrontar temas delicados, siempre podrías hacerlo en las salas habilitadas o salirte cuanto menos de las zonas comunes.

¡Comenta desde tu cuenta de Facebook!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here