Consecuencias de la fast fashion: qué sucede en la industria textil

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 4,00 sobre 5)
Cargando…

La industria textil es de las más contaminantes. En particular, la fast fashion o moda rápida tiene grandes impactos sociales y ambientales. En este contexto, diversas campañas apuntan a una producción y consumo de ropa conciente y responsable.

La industria textil provoca uno de los impactos más grandes
Fuente: pixnio

Qué es la fast fashion

La moda rápida está asociada al consumo de ropa de manera frenética, lo que ha duplicado la producción textil mundial en el transcurso de una década y media.

En concreto, la fast fashion provoca que las personas sientan la necesidad desproporcionada e irracional de comprar ropa. Dicho modelo está basado en la renovación del armario cada poca cantidad de meses o por temporadas.

Algunas cifras apuntan a que cada año se producen 100.000 millones de prendas. En general, éstas son de baja calidad, baratas y desechables.

La moda rápida genera hábitos de consumo exagerados
Fuente: pxhere

Impacto del sector textil en el ambiente

El deterioro del ambiente es un grave problema a nivel global. En este sentido, el sector textil es un gran contribuyente a estos daños.

Específicamente, el impacto está asociado a:

– las aguas residuales que genera y su carga química

– el consumo de agua y energía

– malos olores

– los residuos sólidos

– el ruido y

– las emisiones contaminantes a la atmósfera

Propuestas

Bajo este escenario, diversas alternativas a la producción convencional están cobrando visibilidad.

Por un lado, la propuesta de eliminar ciertas sustancias químicas que son prioridad, tales como los alquifenoles, azoicos, perfluorados, ftalatos, etc. Este tipo de iniciativas la  promueven campañas como Detox, de la ONG Greenpeace.

Los cambios en la industria son impulsados también por los consumidores, que empiezan a interesarse por la composición de las prendas. Tanto por los materiales como por la situación de las personas que las fabrican, la información de cada prenda comienza a contar al momento de elegir qué adquirir.

Es importante destacar, para finalizar, la necesidad de disminuir los impactos negativos que la fast fashion causa tanto a nivel ambiental como social. Así, la moda sostenible o slow fashion, enmarcada en una economía circular, propone mejores alternativas a las industrias y a los consumidores.

Lo contrario a la fast fashion es el slow fashion, que promueve una moda sustentable
Fuente: flickr

Fuentes: consumoresponsable.sipv.org / Sustainable Brands Madrid

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here