Cleanwood, llega la revolución ambiental con marca española a la industria del vino internacional

CLEANWOOD revoluciona la industria del vino con una técnica que permite mejorar su producción mediante un proceso más ecológico y limpio.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (18 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

En España estamos acostumbrados a disfrutar del vino de muchas maneras: por ejemplo maridando comidas, acompañando a los pinchos del “poteo”, o en su versión más festera y refrescante, disfrazado de kalimotxo o tinto de verano. No en vano somos uno de los mayores productores (casi un millón de hectáreas de suelo agrícola español está destinada a este tipo de producción…) y consumidores de vino en todo el mundo. Y seguro que todos recordaremos algún que otro personaje ilustre, valentonado, declarando su amor incondicional por él.

El buen vino es sujeto de devoción y algunas botellas alcanzan precios que la mayoría de consumidores no se pueden permitir… Pero sin entrar a valorar el impacto directo de su consumo sobre la salud de las personas, es decir, por el consumo directo, el impacto derivado de la huella ecológica de la industria del vino es bastante elevado. Veamos por qué.

El sector vitivinícola europeo cuenta 14 impactos identificados y calcula una media de 1,2 Kg de CO2 por botella, o un consumo de 4 litros de agua por litro de vino… aunque probablemente estos datos queden muy por debajo de la realidad. Para calcular las emisiones hay que tener en cuenta los diferentes procesos desde la propia campaña agrícola, el transporte, la producción y la venta, así como las inferencias producidas por la contaminación de las barricas por microorganismos indeseados, en especial el Brettanomyces.

Los problemas de calidad que genera el Brettanomyces (o “Brett”) y el resto de sustancias indeseadas, tienen un gran impacto en los costes anuales de esta industria, tanto por el vino “rechazado”, como por los recursos utilizados para la desinfección sin éxito de la barrica. Estos costes son económicos y ambientales (se calculan unos 305 Millones de Euros al año de costes en pérdidas económicas). El impacto ambiental derivado de la producción del vino, es evidente que no es un cálculo sencillo y la estimación los parámetros de la huella ecológica o de sus impactos ambientales, dependerán de los procesos de producción de cada empresa.

 

Proceso calculo huella carbono agroalimentario Cleanwood CO2
Proceso calculo huella carbono agroalimentario. Fuente: solingesa.com

Aún así, hay que señalar que la industria del vino en España, es una de las que más avanza e interés pone por lograr una producción más sostenible del sector agrícola. Proyectos como VINYSOST, cofinanciado por fondos del CDTI y FEDER, tienen como el objetivo conseguir vinos de calidad reduciendo su impacto ambiental mediante una gestión sostenible. Y es aquí donde CLEANWOOD una empresa española afincada en La Rioja, ha estado desarrollando durante varios años un prototipo y por fin, ha irrumpido comercialmente en la escena del sector vitivinícola, mediante una nueva técnica de desinfección que consigue minimizar el impacto ambiental producido por las técnicas alternativas de desinfección de las barricas.

¿Cómo funciona el método de CLEANWOOD?

Tradicionalmente la desinfección de las barricas se realizaba mediante la técnica del mechado, que consiste en quemar azufre dentro de las barricas de manera que el SO2 liberado, actúa como agente desinfectante y eliminar el característico olor a sudor de caballo que produce el Brett. Sin embargo, la aparición de la Directiva 98/8/CE2 de la Comisión Europea que prohíbe el uso del dióxido de azufre para las labores de desinfección de barricas ha supuesto la necesidad de nuevas soluciones que permitan llevar a cabo esta tarea de forma viable desde un punto de vista tanto económico como operativo, garantizando una desinfección efectiva. Y si bien en España existe un acuerdo de moratoria sobre la prohibición del uso del Sulfuroso en la desinfección de las barricas de vino, este escenario ha propiciado la aparición de nuevas tecnologías alternativas para la desinfección de las barricas (térmica, por ozono, por cavitación o por chorro de arena). Sin embargo, ninguna de ellas ha sido capaz de dar respuesta de manera adecuada a las necesidades del sector y son potencialmente contaminantes en diferentes aspectos.

Para dar solución a este problema, CLEANWOOD ha desarrollado en contacto con las principales bodegas y empresas del sector de la alimentación a nivel nacional e internacional, la tecnología Microwave Shock Pulse (MwSP). Dicha tecnología consiste en aplicar un determinado patrón de microondas capaz de eliminar por completo las poblaciones de microorganismos indeseados presentes en las barricas sin dañar la estructura de la madera y por tanto preservando y extendiendo la vida útil de los mismos. En el siguiente vídeo vemos la demostración

Ventajas competitivas frente a otros tratamientos

La principal ventaja que ofrece la tecnología MwSP para la desinfección de barricas, es que se trata de la única solución capaz de desinfectar la madera de las barricas por completo, eliminando todos los organismos, bacterias, hongos, polillas, levaduras y por supuesto el Brett. Las soluciones existentes sólo tienen un alcance superficial, ya que no son capaces de penetrar en profundidad en la estructura microporosa de la madera de roble. Por tanto, no consiguen eliminar los microorganismos por completo, y por tanto existe el riesgo de que se produzca la contaminación del vino a causa de alguno de los focos remanentes. Sin embargo, la solución de CLEANWOOD está basada en la aplicación de microondas, capaces de atravesar el volumen completo de la madera garantizando la desinfección total de la barrica.

Las ventajas de producción para las empresas vitivinícolas más evidentes son las siguientes:

  • Preservación de la madera: es la única metodología que mantiene intacta la madera de la barrica, lo que permite alargar su vida útil en torno a un 50%.
  • Tiempo de proceso: en la actualidad el tiempo de desinfección alcanzado está por debajo de los 3 minutos, y se espera reducir todavía más. Esto garantiza un impacto mínimo en la operativa de las bodegas y en el consumo de energía.
  • Costes: el coste está al nivel de la alternativa más económica existente, que es el uso del agua ozonizada, siendo la tecnología MwSP bastante más barata. Por tanto, la repercusión del desinfectación por MwSP en el precio final del producto es insignificante.
ventajas del método cleanwood
Ventajas del método CLEANWOOD

Ventajas ambientales

Centrándonos en las ventajas ambientales derivadas del uso de esta tecnología encontramos que:

  • Las tecnologías alternativas no pueden ser industrializadas y tienen unos elevados consumos de agua y energía. Los tratamientos normales conllevan un tiempo de 8 a 12 minutos por barrica y por ejemplo sólo con la cavitación, se consume unos 225 L de agua por barrica y en todo el tren de lavado se consumen entre 50 y 80 L más de media. El Método MwSP de CLEANWOOD, trata la barrica en un tiempo de 3 minutos escasos, una vez al año y reduce el consumo de agua a 30 L por barril, ya que solo se necesita un primer lavado y un poco de enjuague después del proceso de desinfección. Además, puede ser industrializado insertándose en la línea de limpieza (el tren de lavado) de la barrica sin parar la producción y ahorrándose hasta un 45% de energía y un 60% del agua consumida.
  • Las bodegas españolas que utilizan el tratamiento térmico (vapor inyectado a presión), acaban aclarando las barricas con agua con ozono y después aplicando el mechado del sulfuroso gracias a la moratoria existente. Sin este tratamiento no pueden desinfectar la barrica a unos niveles aceptables de calidad. Si se considera que existe un parque de barricas en España que ronda el 1,7- 1,8 Millones y que se desinfecta dos veces al año con una pastilla de 5 gr, se utilizan unas 17 Tn al año de Anhidrido Sulfuroso… sólo en España. Una vez liberado al ambiente, el anhídrido sulfuroso se moviliza al aire pudiendo ser transformado al ácido sulfúrico, anhídrido sulfúrico y sulfatos. También puede disolverse en el agua pudiendo formar ácido sulfuroso (lluvia ácida). El suelo puede absorber el anhídrido sulfuroso, pero no se sabe si se moviliza en el suelo o como se moviliza. Todo ello además de suponer un peligro a la salud de las personas y los animales, supone un peligro para el medio ambiente, produciendo necrosis foliar en las plantas, deterioro de los suelos, contaminación de las aguas, e incluso corrosión de los materiales de las construcciones históricas (mal de piedra). CLEANWOOD elimina el uso del Sulfuroso, por lo que la contaminación al medio ambiente es nula.
  • Y por último y no menos relevante, CLEANWOOD es un método de desinfección que no daña la barrica, por lo que puede ser reutilizada sin problemas. Esto conlleva por supuesto, un ahorro en los costes asociados a la compra de nuevas barricas, y en consecuencia a la reducción drástica en la tala de los árboles que generan la madera necesaria para su producción (robledales, etc), mejorando con ello la huella ecológica de la bodega que utilice este novedosa técnica.

Conclusiones

Se han tardado varios años desde que se crease esta tecnología en el 2010 y se llevase a producción bajo la marca de CLEANWOOD, pero en estos momentos cuenta entre otros con el apoyo del Gobierno Vasco a través del proyecto RFCLEANWOOD. Así como con el interés del Consejo Regulador de Denominación de Origen “Rioja”, de muchas de las principales bodegas, distribuidores y asociaciones de vino españolas e internacionales. Sin duda, estamos ante un importante hito en aras de reducir la huella ecológica producida por el sector vitivinícola, siendo cuestión de tiempo que la mayoría de las empresas incluyan la metodología MwSP de CLEANWOOD en su proceso de producción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here