Buenas noticias para el Quebrantahuesos en Cazorla

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

El Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas de (Jaén), esta de enhorabuena, ya que esta semana se ha registrado el nacimiento del primer pollo de Quebrantahuesos en libertad dentro del proyecto de reintroducción que se está llevando a cabo en el parque y que se inició hace 30 años.

Quebrantahuesos
Cría de Quebrantahuesos
Fuente: waste.ideal.es

Para entender la importancia de este hito tenemos que retrotraernos al año 1990 cuando se daba luz verde al Plan del Quebrantahuesos en España, para la reintroducción de esta especie que en 1993 se unió al Programa Europeo de Conservación de Quebrantahuesos (EEP) y al Proyecto de Reintroducción del Quebrantahuesos en los Alpes, los cuales cedieron los primeros ejemplares que se liberaron el Cazorla junto con otros especímenes aportados por Aragón y Cataluña. Comenzaba así uno de los proyectos más ambiciosos dentro de la reintroducción de especies en España, llevado a cabo por centenares de técnicos, científicos y voluntarios, coordinados por la Junta de Andalucía y en el cual iba a suponer la inversión de decenas de millones de euros, que ha culminado esta semana con el nacimiento de este polluelo en estado de libertad.

En 1991, la Junta de Andalucía construyó en pleno corazón de Doñana el centro de cría en cautividad del quebrantahuesos del Guadalentín, impulsado por Angel Llopis, quien hoy trabaja en un centro similar en Valcalent (Lérida). Donde han nacido unos sesenta pollos de quebrantahuesos, de los que sobreviven medio centenar.

El Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) es una especie de ave accipitriforme de la familia Accipitridae. Recibe su nombre por su costumbre de remontar huesos y caparazones hasta grandes alturas para soltarlos, partirlos contra las rocas y poder ingerirlos para alimentarse. Se trata de una especie amenazada en amplias zonas de su distribución debido al envenenamiento, la caza y el expolio de coleccionistas. En 1986 se dio por extinguido en las Sierras de Cazorla y en 1988 se se iniciaron las primeras medidas para recuperarlo.

Los principales inconvenientes para la recuperación de esta especie son su longevidad, que hace que para que un espécimen alcance la madurez deban pasar entre 6 o 7 años y que sólo incuba un pollo por año, de ahí la alegría al conseguir el nacimiento de este polluelo, llamado Tono, en honor a Tono Valverde, el naturalista que antes de salvar Doñana estudió los últimos quebrantahuesos de Cazorla y fue uno de los primeros en impulsar esta reintroducción.

Fuente: Efe Verde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here