10 Fallos garrafales en el manejo de archivos cartográficos en los SIG

Tras muchos años dedicándome a la formación mediante cursos SIG, concluyo que hay un error grave de base que se repite una y mil veces en principiantes giseros: el manejo de archivos SIG, sus restricciones y sus implicaciones. ¿Te has parado a pensar que este fallo reside, precisamente, en la base del manejo de los SIG? El motivo de este fallo es siempre el mismo. El ansia nos puede e ignoramos la teoría de base para correr, cargar y visualizar atractivos archivos de los cuales no tenemos ni idea de cómo se estructuran. Las vistas en nuestro SIG quedan muy bonitas, pero ¿qué desconocimientos se esconden por detrás?

SIG

El desconocimiento de formatos y estructuras que maneja ArcMap hace que la gente falle estrepitosamente y renuncie a los SIG. Y lo que es aún peor, tratamos de realizar análisis complejos cuando ni si quiera sabemos distinguir un archivo vectorial de un archivo ráster, o no sabemos interpretar los datos que tenemos delante.

Así que, para todos aquellos que estéis empezando y, sobre todo, para aquellos que creéis haber empezado y saberos la base… aquí tenéis 10 formatos en el manejo de archivos cartográficos, sus características, los errores típicos que cometemos y las soluciones para ser un crack de los SIG desde el principio. Después de este post, al próximo que confunda qué es un archivo MXD con un archivo shapefile, o adjunte un archivo GRID sin su carpeta “info” asociada… ¡le corto las manos! jeje

Cursos SIG GEOPLAY

  1. El archivo MXD no almacena la información cartográfica de nuestros proyectos. Es un mero gestor de archivos que enlaza, visualiza y gestiona la cartografía contenida en los directorios de nuestros ordenadores. Al igual que, por ejemplo, no es posible escuchar una lista de reproducción de música si no tenemos sus canciones asociadas, no será posible visualizar los datos en un archivo MXD sin su cartografía asociada. Al abrir el MXD en ArcGIS nos daremos cuenta de este error ya que las capas no se visualizan y muestran un símbolo de admiración en color rojo.
    manejo de archivos SIG
    Vista de Mapa o “Layout”

    No debemos compartir archivos MXD con otras personas ya que la cartografía que analiza este archivo estará alojada en el interior de nuestros ordenadores. Deberán compartirse los archivos MXD con sus capas vinculadas. Otra opción es compilar los datos en un formato MXD generando archivos MPK.

  2. Los archivos shapefile presentan un formato multiarchivo (SHP, DBF, SHX, PRJ). El conjunto de todos estos archivos genera una sola capa. Todos los archivos quedan interrelacionados entre sí. Por tanto, enviar únicamente el archivo con extensión SHP no es suficiente para visualizar la totalidad de la cartografía. Para poder abrir archivos SHP y que se visualicen correctamente es necesario que todos los archivos estén disponibles para poder disponer de los atributos (archivos DBF) o visualizar la capa correctamente proyectada (archivos PRJ). Además, todos los archivos han de presentar el mismo nombre. No compartas ni reenvíes únicamente el archivo SHP. Asustarás a la gente si advierten un fallo tan grande en un concepto tan básico.

    SIG

  3. Los archivos ráster de tipo GRID están formados por dos carpetas. Una denominada INFO y otra denominada con el nombre que describe al archivo (por ejemplo pendientes, temperatura, altitud…).Para movilizar y compartir este tipo de archivos es necesario disponer de ambas carpetas en conjunto. Nunca deberemos separarlas. Ambas carpetas, y su contenido, forman el archivo GRID. Cuando disponemos de múltiples ráster en un mismo directorio, la carpeta INFO, comparte archivos comunes a todos los archivos ráster disponibles.

    SIG

    Desplazar la carpeta INFO junto a otra carpeta vinculada a un ráster específico puede implicar desplazar archivos no vinculados a nuestro ráster deseado. Para evitar esto siempre es recomendable gestionar este tipo de archivos de manera individualizada.

    manejo de archivos SIG
    Organización correcta de nuestros archivos cartográficos

    En caso contrario nos encontraremos sorpresas al cargar nuestro archivo ráster, advirtiendo miles de archivos de origen confuso y vinculados a otros archivos ráster.

  4. Los archivos de estilo LYR no son archivos shapefiles. Corresponden a “máscaras” que asignan estilos y tramas a nuestra cartografía. Cargar un archivo LYR no te permitirá visualizar gráficamente la cartografía si no está vinculado al archivo cartográfico asociado para su representación. Dado que no es un archivo shapefile, los LYR, no pueden cargarse aisladamente, consultar sus tablas de atributos ni editar entidades. Deberán realizarse estos procesos directamente sobre el shapefile al cual da estilo el archivo LYR.
  5. Los archivos TIN están formados por una carpeta con el nombre que describe a esta capa cartográfica. La propia carpeta es la responsable de la estructura del archivo. En su interior existen múltiples archivos que funcionan como uno solo siendo, la carpeta, la unidad de gestión de representación. Los archivos contenidos en la carpeta TIN no pueden fragmentarse ni separarse o abrirse individualmente. Los SIG no identifican estas carpetas como directorios sino como archivos TIN. En ocasiones no pueden ser visualizados cuando los guardamos en rutas o directorios excesivamente largos, error bastante común cuando no gestionamos correctamente nuestros archivos.

    SIGMASTER EN SIG TGIS ONLINE

  6. Un fallo recurrente en el manejo de archivos ráster es asignarles nombres largos, con espacios y caracteres poco comunes. Existen análisis que impiden emplear o generar ráster con más de 9 y 13 caracteres, con espacios, guiones, eñes y acentos. Nuestros SIG siempre nos advierten de ello y desgraciadamente no hacemos caso a sus permanentes advertencias. Este grave error se subsana poniendo atención y cuidado en los nombres de nuestros archivos de análisis. Para ello, disponemos de la ventana de ayuda de las herramientas de geoprocesamiento, las cuales nos avisan si existe alguna incongruencia.

    manejo de archivos SIG
    Herramienta “Reclassify” – Típicos errores
  7. Las geodatabases presentan diferentes formatos de archivos. Las geodatabase personales presentan una extensión MDB que puede ser reconocida por Microsoft Access. Manejar estas geodatabases desde un gestor de bases de datos (como Access) y acceder a sus tablas eliminando y editando campos, hará que su traducción y representación en modo cartográfico se desestructure. Aunque nos cueste entenderlo, la infinidad de tablas que vemos en esta base de datos equivale al conjunto de capas archivadas en la misma.
    Otros tipos de geodatabase, con extensión GDB, presentan un formato de carpeta. En ellas encontraremos múltiples archivos que, de la misma forma, no podrán ser fragmentados ni editados individualmente. Las GDB nos muestran archivos binarios que no son reconocibles por el sistema operativo. Es necesario un software SIG que pueda interpretar dichos archivos. Nunca debemos confundir una geodatabase GDB con una carpeta habitual donde creemos que se están guardando archivos habituales. Nuestro SIG no identificará estos archivos como carpetas o directorios sino como geodatabases GDB.

    manejo de archivos SIG
    Modelos de iconos
  8. ArcMap está en continuo progreso. Sus aplicaciones van siendo mejoradas mediante diferentes versiones. Aunque sus proyectos de gestión para ArcMap, ArcScene y ArcGlobe presenten siempre las mismas extensiones, no es posible abrir los archivos si han sido generados en versiones posteriores de la aplicación. Un archivo MXD en versión 10.2 de ArcMap no podrá ser abierto en versiones 10.1, aunque ambas versiones estén vinculadas a la 10. Una vez más (y no será ni la primera ni la última) no debemos olvidar que la apertura de los shapefiles no está condicionada a la versión de la aplicación con la que se trabaja. Shapefile y MXD son conceptos diferentes y podremos abrir libremente un archivo shapefile en cualquier software cartográfico adaptado a esta extensión.
    Podremos guardar nuestros proyectos en versiones anteriores desde la opción situada en el menú superior de ArcMap en File > Save a Copy.

    manejo de archivos SIG
    Salvando una copia de nuestro proyecto
  9. Los archivos XLS, propios de Microsoft Excel, pueden ser abiertos y visualizados por ArcMap. La escasa experiencia que presentan los usuarios principiantes en SIG, les impide conocer y trabajar con archivos DBF y bases de datos, lo que les obliga a emplear pedestres archivos XLS. Estos archivos tienden a generar fallos ya que, en ellos, la naturaleza de los datos no se encuentra asociada a campos sino a celdas, lo cual genera errores al ser cargados en ArcMap. Pese a ser archivos perfectamente visualizables y gestionables en ArcMap, no permiten movilizar registros de forma masiva como hacen las habituales tablas DBF integradas en geodatabases. En cualquier caso, es una opción más, pero debemos recordar que existen herramientas en ArcMap que no funcionan con archivos Excel y que después de importar estos archivos en ArcMap debemos asegurarnos de que disponen de la estructura y datos correctos. Si ArcMap no permite exportar sus resultados en formato XLS por algo será…De igual forma, el archivo DBF que forma nuestros archivos shapefile no debe ser editado y gestionado con Microsoft Excel. El índice espacial de la cartografía quedará alterado y el archivo SHP quedará inservible.
  10. Los archivos MPK que permiten compilar la totalidad de la cartografía empleada en nuestro archivo MXD no puede abrirse en versiones anteriores a la que estemos empleando con nuestro proyecto. Aunque sea una ventaja comprimir toda tu información y enviarla en bloque debes considerar la posibilidad de que el receptor de la información no disponga una versión igual a la tuya. Igualmente, tu archivo MPK, puede compilar toda la información con lo que ello implica a nivel de peso de archivo. Antes de generar un MPK y enviarlo por correo piensa y observa los megas y gigas que puede llegar a ocupar. No serías el primero al que se le acumulan correos de 5 Gigas en la bandeja de salida….

Y ahora, ¿verdad que en algún momento te has sentido identificado con alguno de estos gazapos? Si controlamos nuestros archivos cartográficos desde el principio podremos dar salida a nuestros problemas y evolucionar progresivamente en el conocimiento del manejo de los SIG. Seguir ignorando estas cosas tan básicas implicará acumular errores dejando al descubierto nuestras capacidades técnicas y exponiéndonos a la desconfianza que nuestros mapas y archivos cartográficos puedan dejar a entrever por despistes tan graves como estos. Y como siempre… frente a los fallos del autodidacta está la formación en SIG, algo vital para cualquier gestor del territorio.

Descubre los tutoriales de ArcGIS en nuestro blog con los Geofascículos y las Geopills

Autor : Roberto Matellanes

Curso de ArcGIS 10

¡Comenta desde tu cuenta de Facebook!

4 Comentarios

  1. Existen muchos otros software GIS que tienen entre sus archivos otras estructuras (muchas de ellas mas sencillas). Pero lo mas importante es que usuario SIG (Profesional o simple usuario final) conozca sobre los formatos estandarizados para el almacenamiento e interoperatibilidad de información geográfica. Lo cual en su mayoría acepta ArcGIS pero que no son definidos por defecto. Es verdad, antes de usar cualquiera de los SIG de escritorio hay que conocer sus particularidades. En fin, creo que solo una pequeña parte del articulo esta demás (El uso de productos ESRI no significa que sea suficiente “para ser un crack de los SIG desde el principio”).

  2. Hola Gabriel
    Pues completamente contigo en el tema de interoperatibilidad, pero discrepo contigo en otras cosas. Hasta donde mi vista alcanza, y para este caso, los archivos exclusivos de ArcGIS son solo los MXD y los nuevos MPK. Todo lo demás son archivos que trabajan el resto de software cartográfico y que habitualmente se maneja y está disponible. Y dejando a un lado el soporte, lo que está claro es que cosas tan sencillas (excluyendo una sencilla tabla) como es un shapefile y un grid desgraciadamente poca gente sabe de lo que están compuestos. Y para muestra un botón. Solo hay que meterse en muchas IDE nacionales y advertir que no hay archivos PRJ asociados a un shapefile y que la forma de proyectar una capa es indicarlo en su nombre.
    Ejemplo, la IDE del País Vasco (http://www.geo.euskadi.net/cartografia-de-los-espacios-naturales-protegidos/s69-geodir/es/). Respuesta ante esta iniciativa de no incluir la referencia espacial: “gvSIG proyecta de esta forma”. No sé si gvSIG proyecta asignando nombres a las capas de salida (el mio no hace eso) o si ArcGIS es culpable caro y asignar un PRJ en sus shapefiles, pero ahí, ni interoperatibilidad ni software ni nada de nada. Los datos están incompletos se mire por donde se mire, y se utilizan de manera errónea y nos volvemos vagos ante lo más básico.

    El uso de productos ESRI no te hace un crack. El uso de productos libres tampoco. Pero el conocer la base y saber de qué hablas para aplicarlo en software libre o de pago te hace crack, te hace prudente, te hace técnico y te hace responsable. Si todo el mundo sabe que lo que hace funcionar un programa pirata es el keygen ¿por qué no sabemos que lo que alimenta el programa tiene una estructura?

    Saludos!

  3. Chévere el artículo, son cosas sencillas, pero cuando iniciamos en el mundo SIG, especialmente como autodidactas no las tomamos en cuenta y es probable que las arrastramos por años. Es de suma importancia tener bases sólidas que permitan tomar decisiones acertadas.

    Ahora mismo lo comparto en medios sociales de mi blog.

    Saludos cordiales,
    Franz

Dejar respuesta